Atraco al banco

Perdonadme, primero que todo, por tardar tanto en escribir un nuevo artículo de mi puño y letra. He estado realizando varios proyectos estos meses y no he dispuesto de tiempo para centrarme en la redacción de un nuevo artículo. Es más, no pensaba realizar ningún artículo hasta dentro de un tiempo, pero debido a una experiencia vivida recientemente, me veo obligado a expresar mi opinión sobre la nueva forma de “cuidar” a los clientes que últimamente realizan las entidades financieras.
Empecemos explicando un poco que es la vinculación. Los bancos buscan clientes fieles, que realicen todos los movimientos con ellos e incluso que contraten los seguros con ellos, a pesar de que son de los más caros que existen en el mercado.

“Se ha terminado el tiempo en el que la competencia financiera permitía a los usuarios de los bancos y las cajas, obtener rentabilidades, al menos, justas por sus ahorros.”

Tras la reestructuración del sistema financiero español, podemos observar que en la actualidad no hay más que 4 o 5 bancos. No quiero acusarlos directamente de oligopolio, pero la lógica me permite casi afirmar que no les resulta costoso hablar entre ellos y poner las condiciones que quieran, con el beneplácito de los organismos de “control”. Al final es la propia gente de a pie la que opina acertadamente que igual da estar en un banco que otro, todos son iguales y las condiciones las mismas.
Hay muchos clientes que trabajan con un solo banco, tienen la cuenta corriente o libreta en el banco X, los depósitos de baja rentabilidad en el banco X, la hipoteca y préstamos en el mismo banco X y los seguros en el banco X. Todo un alarde de la diversificación o, como dice el refranero español, “no poner los huevos en la misma cesta” (nótese la ironía). Puedes pensar que tenerlo todo en el mismo banco te permite tener menos papeleos, perder menos el tiempo visitando un banco y otro para aclarar las cuentas o incluso que te quiten las comisiones o te bonifiquen la hipoteca o el préstamo pagando menos intereses. Correcto, estas en lo cierto.

Pero ¿has comparado esas condiciones con otros bancos, cajas, aseguradoras, etc.? En el caso de los seguros ¿has realizado el cálculo para saber si lo que te bonifican en la hipoteca por tener el seguro de vida en el mismo banco es menor que el ahorro que te puede suponer contratar el seguro de vida en una compañía aseguradora? Pues en la mayoría de los casos la respuesta es no. Al final, perdemos dinero por no preguntar, consultar, indagar un poco más. Es como si a la hora de comprar ropa, solo acudieras a una tienda de ropa y compraras lo que deseas sin mirar precio, sin comparar con otras tiendas. Si todo el mundo hiciera esto, seguro que no existirían las rebajas.
Ahora bien, la vinculación no es negativa de por sí, ya he expuesto que tu banco te da ventajas por ser fiel con él.

“Otra cosa es lo fiel que sea él contigo y si te cuenta todo lo que necesitas saber”

El problema viene cuando desde el banco usan esa vinculación para “amenazarte” en caso de que cambies alguno de tus productos a otra entidad financiera. Si, para mi es una amenaza con todas las letras, me recuerda a la frase del film El Padrino: “Te voy a hacer una oferta que no podrás rechazar”. Vamos, como si se tratara de la mafia. Y esto nos afecta a todos, seamos empresarios o no, tengamos dinero o lo necesitemos, seamos clientes vip (si, como las preferentes, que gracia me hace) o clientes “de paso”. Nadie se escapa y ejemplos hay muchos, aquí va un par:
EJEMPLO 1: EL EMPRESARIO Y SU PÓLIZA DE CRÉDITO (fuente)
En este caso, el empresario acepta casi todas las vinculaciones que su banco le solicita para tener una póliza de crédito y poder cubrir así momentos puntuales de falta de liquidez en la empresa. Al final, el banco lo conoce todo del empresario, ya que por sus “ojos” pasan todos los movimientos de dinero que realiza la empresa. Pues tras pegar un vistazo a esos movimientos, el banco se da cuenta que la empresa invierte en otras empresas, compra participaciones de empresas, sobre todo startups o relacionadas con las Nuevas Tecnologías. No se le ocurre otra cosa al banco que decirle a su cliente empresario que podría comprar algunas acciones del banco, ahora que va a salir a bolsa. El cliente se niega, puesto que no invierte en empresas cotizadas, e invertir en el banco no sigue su política de inversión. A esto el banco le contesta que si no compra acciones, es posible que no le renueven la póliza de crédito.

“Anda mira, se ve que ahora en las reuniones de técnicas de venta de los bancos visionan la serie Gomorra.”

EJEMPLO 2: LA HIPOTECA Y SU BANDA DE SEGUROS (fuente)
Este es un caso mucho más habitual y que lo veo cada día cuando visito a clientes. Es comprensible que el banco te pida que tengas un seguro de vida al contratar una hipoteca, sirve como garantía para que el banco cobre la deuda en caso de que fallezcas. El problema viene si para que te concedan la hipoteca, te obligan a contratar el seguro de vida con ellos. Según se extrae de la fuente, eso es ilegal. Pero seguro que, al menos, atenta contra la libre competencia del mercado. Aquí es donde los bancos se aprovechan de sus clientes.

He podido comprobar que un seguro de vida de una entidad bancaria puede llegar a ser el doble de caro que un seguro de vida de una aseguradora, con las mismas condiciones que el seguro ofertado por el banco. Por lo tanto tenemos que distinguir entra la obligación de tener un seguro de vida para que el banco nos conceda la hipoteca y la obligación que dicho seguro se contrate en la misma entidad. La segunda no es tal, por lo tanto, tenemos que volver a comparar seguros de vida a ver cuál es el que mejor se ajusta a nuestra situación. Recomiendo que leas las respuestas que hay en el link arriba expuesto, ya que te pueden ayudar si tienes una situación parecida.

“Seguro que si a la persona del banco le comentas los artículos de la ley que se citan en el link, se lo pensará dos veces antes de obligarte a contratar el seguro de vida en su entidad”

Al final, lo que debemos hacer como consumidores inteligentes es preguntar a la entidad, a otras entidades y a nosotros mismos. Cuando nos ofrecen productos financieros al contratar una hipoteca, para que así nos bajen los intereses a pagar (nos bonifican la hipoteca) debemos preguntarnos lo siguiente:
– ¿Realmente necesito el producto que me ofrecen?

Si te ofrecen contratar un plan de pensiones,  ¡¡¡CUIDADO!!! . Piénsalo 50 veces. Los planes de pensiones ya no son lo que eran, sobre todo tras el cambio que sufrió su fiscalidad en el año 2006. Cuando rescatemos el plan de pensiones, vamos a tener que pagar a Hacienda entre un 30 y un 40% sobre todo el dinero rescatado, es decir, sobre el dinero que hemos invertido, ahorrando poco a poco y sobre los posibles beneficios que ha dado el plan. La rentabilidad es otro punto a tener en cuenta de los planes de pensiones. Actualmente no suelen ofrecer más del 2%, una rentabilidad muy baja para un producto que no lo puedes sacar en un largo periodo de tiempo (aunque se pretende cambiar y permitir rescatar el plan no solo cuando se jubile uno o sea parado de larga duración, sino a partir de los 10 años de su contratación). Ya te aviso que existen productos de ahorro a largo plazo con mejores condiciones de liquidez, garantía y rentabilidad que un plan de pensiones.
Otro producto que suelen ofrecer son las tarjetas de crédito. Si eres una persona que hace uso habitual de la tarjeta de crédito, el único control que debes tener es no quedarte en números rojos en la cuenta donde se cargan los gastos de la tarjeta y, también, tener en cuenta los intereses que te pueden cobrar si aplazas el pago. Si no usas habitualmente una tarjeta de crédito, te puede suponer un problema cumplir con las condiciones, como hacer dos compras mínimas al mes.

-¿La rebaja de los intereses de la hipoteca compensan el gasto o coste del producto a contratar?

Aquí hay que hacer números. Si te ahorras 100 € al año de contratar un seguro de vida en una aseguradora, en vez de en tu banco, y la rebaja de interés por tener el seguro de vida en tu banco suponen un ahorro anual de 70 €, contrata el seguro de vida en la aseguradora.
Si tienes dudas sobre si te conviene o no vincularte a tu entidad financiera, lo mejor es que acudas a un asesor financiero independiente para que te ayude a tomar la decisión que mejor te beneficia a ti.
Jaume Albors Giménez.
Asesor financiero independiente.

Fuente imagen:

DRMAIS. http://www.fotolog.com/drmais/56244638/

Fuente:
http://www.idealista.com/news/finanzas-personales/hipotecas/2012/06/19/474043-debo-aceptar-todos-los-productos-que-me-pide-asociar-el-banco-al-abrir-una
http://www.iahorro.com/iahorradores/hipotecas/hipoteca-santander-obligan-a-contratar-seguro-hogar.html
http://carlosblanco.com/2011/09/13/los-bancos-y-el-chantaje-financiero/

-