Gráficas económicasViajemos al pasado, al año 2000 o un año anterior. En aquella época ¿cuántas horas pasabas frente al ordenador por motivos de ocio? Seguramente muy pocas. A día de hoy gran parte de nuestra vida la pasamos conectados, ya sea a un ordenador, un móvil, tableta o cualquier otro dispositivo con acceso a Internet. Y no sólo eso, también compartimos en las redes sociales lo que hacemos en nuestra vida, cada vez tenemos menos secretos. Usamos aplicaciones para casi todo y un sector que está cada vez más “modernizado” es el financiero, haciendo más accesible el mundo de las finanzas a todo el mundo. Con la facilidad de acceso a la tecnología y las ideas de unos cuantos para combinar finanzas y tecnología, se crearon las empresas y app’s fintech. Cuando hablamos de empresas fintech, hacemos referencia a  plataformas de préstamos entre personas (P2P), plataformas de inversión, gestorías, finanzas personales, métodos de pagos, etc. Todas aquellas aplicaciones que ayuden a sus usuarios a navegar en el amplio y complicado mar de las finanzas. No solo se trata de start ups que acaban de empezar su negocio, gigantes tecnológicos como Google, Apple, Amazon, Ebay, etc también están introduciendo aplicaciones financieras.

La aparición de las fintech y, sobretodo, la aceptación de los clientes a ésta nueva forma de relación con las finanzas, ha provocado que la banca tradicional se preocupe por estos nuevos competidores. Los préstamos, ya sean personales o para empresas, ha sido uno de los productos más usados por las fintech y una gran pérdida de negocio para los bancos. Existen plataformas donde empresas consiguen préstamos directamente de los inversores (más información), otras donde se presta dinero entre personas, plataformas especializadas en inversiones inmobiliarias, inversión en start ups, en empresas cotizadas, etc.

Las empresas dedicadas a los seguros también se están modernizando y cada vez es más común usar aplicaciones o webs para comparar, contratar o gestionar nuestros seguros. A este sector se le conoce como Insurtech: Insurance + technology (seguro + tecnología). Aun así, no se pueden sustituir los conocimientos y experiencia de las personas profesionales del sector seguros con una aplicación que, en muchos casos, simplifica demasiado la correcta gestión de los seguros antes y después de contratarlos.

Ahora bien, como toda nueva tecnología, son muchas las personas que tienen ciertas reticencias (miedo al cambio) y manejar nuestras cuentas mediante dispositivos tecnológicos, cuando sabemos que estos sufren cada dos por tres ataques de virus, hackeos, robo de datos, etc, no nos ofrece mucha confianza. Si alguno de vosotros, mis queridos lectores, habéis visto la serie Mr. Robot (muy recomendable, por cierto), podrá hacerse un poco a la idea de lo que quiero decir. La información de nuestras cuentas, de nuestro dinero, pueden estar expuesta. Pero ¿es problema de las “máquinas” o de errores humanos? La mayoría de veces, la seguridad online se ve comprometida por errores humanos, como contraseñas fáciles de adivinar, poco seguras o usar redes públicas que son fáciles de manipular para el beneficio de los amantes de lo ajeno.

Al igual que en las finanzas, donde es mejor tomar decisiones siendo aconsejado por un profesional de confianza, en la seguridad informática también lo es y, por tanto, no ayuda mucho la consulta que le podemos hacer a nuestro familiar o amig@ informátic@ que sabe un poco de esto. Si usamos el sentido común y hacemos una comparación entre nuestra información en la red y nuestra casa, nadie le daría las llaves de su casa a un desconocido para que le riegue las plantas mientras nos vamos de vacaciones o dejar las puertas y ventanas abiertas para que cualquiera pueda entrar. Con la seguridad informática pasa lo mismo, hay multitud de consejos a seguir para evitar tener problemas con nuestros datos y, en consecuencia, con nuestras propiedades y ahorros.

Por último, recordar que podéis dejar vuestras dudas u opiniones en la sección de comentarios.

Jaume Albors Giménez

Asesor financiero independiente

-