Dinero_InmovilizadoComo habréis podido comprobar, hace bastante tiempo que no escribo ningún artículo. Ruego me perdonéis, he estado ocupado últimamente y no he podido realizar ningún artículo estas últimas semanas. Espero que las recientes vacaciones de Semana Santa / Pascua / Spring break os haga ser benévolos conmigo.

Tras esta petición de disculpas, continuamos con un artículo referente a la temática de fondos de inversión.

Quedaba pendiente del artículo anterior sobre fondos garantizados hacer una breve explicación sobre los diferentes tipos que hay. Según la guía informativa de la CNMV con el título de “Los fondos de inversión y la inversión colectiva”, los fondos garantizados pueden ser:

Renta fija: Suelen asegurar, además de la conservación del capital invertido, un rendimiento fijo en la fecha de vencimiento de la garantía. Para saber con precisión cuál es la rentabilidad anual que realmente está ofreciendo, conviene consultar la TAE, que se informa en el folleto del fondo siempre que su cálculo sea posible.

Renta variable: En general, sólo garantizan el capital invertido inicialmente. Ofrecen la posibilidad de obtener una rentabilidad vinculada (total o parcialmente) a la evolución de acciones, índices bursátiles, divisas u otros fondos de inversión. Si los mercados no evolucionan de la manera prevista, o no se cumplen determinadas condiciones descritas en el folleto, es posible que el partícipe no obtenga ninguna rentabilidad por su inversión.

– Híbridos: Existen algunos fondos garantizados que aun estando vinculados a la evolución de índices o acciones, también ofrecen un rendimiento mínimo, muchas veces inferior al 1% TAE.

Y después de este pequeño apunte, es hora de hablar del tema principal, los Fondos de Rentabilidad Objetivo. Un producto muy criticado por asesores financieros expertos. Primero, por el hecho de que la rentabilidad que ofrecen, aparte de no estar garantizada (ni tan siquiera el capital invertido), es muy baja para un producto de una duración normalmente de 5 años y existen otras alternativas más líquidas y más rentables, como puede ser una cartera diversificada de fondos de inversión adaptada al perfil de riesgo del inversor o bonos públicos o privados. Hay que añadir que la CNMV ya ha dado aviso a las entidades financieras para que informen correctamente a sus clientes de que éste tipo de fondos no son un producto garantizado.

“La rentabilidad señalada en el folleto no está garantizada. Incluso se puede perder parte del capital”

A pesar de ello, los fondos de rentabilidad objetivo están en auge. En los dos primeros meses del 2014 han captado 3.259 millones de € netos (dinero captado menos dinero rescatado por los partícipes). Se les considera los sucesores de los fondos garantizados, ya que debido al bajo tipo de interés, la mayor parte del capital que componen los fondos garantizados se dedica a cubrir la garantía (lo cual afecta negativamente en el balance contable del banco). El incremento de capital captado es causa de la búsqueda de los ahorradores minoristas para encontrar productos con una rentabilidad atractiva y lo más seguros posibles, ya que los depósitos a plazo fijo ya no ofrecen una rentabilidad que valga la pena. Pero el motivo principal es, una vez más, las ganas de comercializar este tipo de fondo de inversión colectiva por parte de los bancos.

¿Y por qué esas ganas? Porqué los fondos de rentabilidad objetivo son muy rentables para los bancos y no supone mucho esfuerzo para las gestoras de su grupo. Estos fondos están formados por un bono de deuda pública o privada y una opción de un activo subyacente, una estructura financiera muy simple y la gestión del producto durante la vida del mismo, es escasa. A pesar de ello, las comisiones que nos cobra el banco suponen una gran carga que hace difícil creer que los fondos de rentabilidad objetivo sean un producto rentable (excepto para los bancos). Es más, en algunos casos, esta deuda la posee el banco y con este tipo de fondos, traspasa dicha deuda al inversor minorista. Y aunque la deuda sea del Estado (muchos bancos tienen altos importes en deuda de española en sus balances), la bajada de la prima de riesgo y la más que probable subida de los tipos de interés, provoca una bajada de la rentabilidad potencial de esa deuda y hace previsible que en un futuro próximo, existan oportunidades mejores donde invertir .

“Suponen beneficios para los bancos mediante el cobro de comisiones a cambio de una escasa gestión”

Por lo tanto, antes de firmar el contrato de un fondo de rentabilidad objetivo, hay que leer detenidamente las características y condiciones del producto. También es recomendable preguntar(nos) qué es lo peor que puede suceder y, siguiendo la norma de “no poner todos los huevos en la misma cesta”, invertir sólo una parte de nuestros ahorros y que sepamos que no los vamos a usar durante el periodo de vida del fondo de rentabilidad objetivo.

A continuación adjunto un vídeo referente a los fondos de rentabilidad objetivo. Os recomiendo que comparéis lo que se dice en ese vídeo con lo dicho en éste artículo:

 

Jaume Albors Giménez

Asesor financiero freelance.

Fuentes:

Folleto “Los fondos de inversión y la inversión colectiva” – CNMV

www.ahorrocapitalcom

www.elconfidencial.com

www.finanzas.com

www.invertia.com

vozpopuli.com

economia.elpais.com

www.expertofinanciero.es

 

 

 

-