depósitos inteligentes

Últimamente las noticias económicas en España proyectan una imagen de salida de la crisis, del auge de las empresas españolas, de dinero entrando a raudales en nuestro país, etc. Resumiendo, que España va bien.

Pero por otro lado, existen otras noticias sin tanta difusión como, por ejemplo, la falta de financiación de las Pymes y autónomos que, como cabe recordar, suponen un alto porcentaje del total de empresas españolas existentes y un pilar básico para la verdadera salida de la crisis, que afecta a la economía real, la que viven los ciudadanos y no tan sólo las grandes empresas.

Desde la Unión Europea se ha hecho saber al Gobierno de España que la falta de financiación a Pymes y autónomos es un grave problema y que cabe solucionarlo cuanto antes. El Gobierno, por su parte, ha realizado algún que otro proyecto para solventar dicho problema, como es el caso del Mercado Alternativo de Renta Fija (podéis leer más sobre el MARF aquí), pero se piensa que los objetivos del MARF no son los que la mayoría de Pymes y autónomos demandan.

Desde Europa y a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI) se ha acordado la ejecución de distintos programas de financiación dirigidos a pequeñas y medianas empresas y autónomos, sobretodo de los países periféricos, cambiando de una política de subvenciones a una política de estímulo de líneas de financiación. España participa en dichos programas en 1.000 millones de € y se espera destinar unos 6.000 mill. € a la financiación de estas empresas.

Algunas comunidades autónomas acuden a los programas de financiación del BEI y los canalizan por distintas entidades financieras, que son las que valoran el riesgo de la inversión, analizando la solvencia de la empresa o del autónomo que acude a la sucursal a solicitar un préstamo. De esta forma, las CC.AA. no comprometen sus presupuestos y, aunque sigue siendo endeudamiento, no está dentro del límite anual de deuda en términos de estabilidad financiera, cumpliendo así los requisitos de austeridad. De todos modos, siguen siendo los bancos los que deciden si nos dan la financiación o no.

Los bancos también se adhieren a estas líneas de crédito, de forma directa, promovidas por el BEI. Por ejemplo, Bankinter ha firmado recientemente un acuerdo para la financiación de proyectos de inversión promovidos por Pymes, sobretodo del sector inmobiliario y de servicios, con una dotación total de 400 millones. Los proyectos de inversión podrán ser de hasta 25 mill. de € para PYMES, dirigidos, sobretodo, a medianas empresas.

En cambio, Bankia ha sacado un nuevo fondo con el título de “Bankia Pyme I, FTA” con el que pretende optimizar la financiación de su cartera de más de 645 mill. de euros que actualmente tiene concedidos a 4.174 Pymes y a 3.564 autónomos. Sólo cabe esperar que si dicho producto funciona bien, el banco nacionalizado siga dando préstamos a las pequeñas y medianas empresas y sea ejemplo para el resto de entidades financieras.

Desde Bankia se espera que en los próximos tres años, se concedan préstamos por un valor de 43.500 millones de euros para empresas. En el 2013, Bankia ha destinado 2.022 millones a financiar pymes y otros 153 millones a financiar autónomos, de un total de 13.000 millones de euros destinados a la financiación para ese mismo año.

Y es que el problema es grave por comparación con otros países europeos. Mientras que una Pyme en Alemania paga el 3,69% por un préstamo de hasta un millón de euros y hasta cinco años, en España dicha empresa por el mismo préstamo asume el 5’16%, según los datos del mes de noviembre. A las empresas francesas se les exige el pago del 3,59% y a las italianas del 4,99%. La media de la zona euro es del 4,02%. Por lo tanto las Pymes españolas pierden competitividad frente a las empresas de los países vecinos porque deben pagar más intereses por un préstamo. Cabe decir que la situación era peor antes de noviembre, las pymes españolas pagaban aun más por un préstamo, pero después de la bajada de la prima de riesgo, así como la mejora de la imagen de España en los mercados financieros, el interés de los préstamos para las pymes se ha visto reducido, pasando de pagar el doble que una pyme alemana durante el 2012 a reducir la diferencia a menos de la mitad, del 100% de diferencia al 40%.

Esto hace vislumbrar a algunos expertos que las pymes y los autónomos podrán acceder con más facilidad a los préstamos bancarios en un futuro, pero las necesidades de dichas empresas son actuales y requieren de financiación en un corto plazo de tiempo. Desde la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y aprovechando la presencia de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría en un acto de la asociación, se solicitó que el Gobierno regule e impulse la microfinanciación por parte de particulares o “crowdlending”, una alternativa a la falta de acceso al crédito bancario que sufren los autónomos.

Hoy en día ya encontramos en España plataformas online que se dedican a hacer de intermediarios entre inversores particulares y empresas con necesidades financieras (ver el siguiente enlace). En Inglaterra, hace más de 3 años que existe éste modelo de microfinanciación y hace pocos meses que lo han regulado. Esperemos que no tardemos tanto tiempo en regularlo en España y dicha regulación sea lo más adecuada posible a los principales actores del crowdlending. En cuanto al impulso de esta alternativa de financiación, se pretende que la inversión en crowdlending tenga deducciones fiscales.

Pero las expectativas de las pymes y los autónomos son otras, no ven “la luz al final del tunel”. El 50% creen que los beneficios caerán durante los próximos 12 meses y los que creen que aumentarán son solo un 13% de los consultados en una encuesta internacional realizada por Ipsos para AXA. Aun así, algunos siguen con la cantinela del “optimismo moderado”. En mi opinión, en la crisis solo han ganado unos pocos, en un claro juego “win-lose” y el reciente estudio realizado por Intermon-Osfam que anuncia la desigualdad de la riqueza, donde 20 de los españoles más ricos tienen el mismo dinero que el 20% de la población Española, lo confirma.

Jaume Albors Giménez.

Asesor financiero freelance.

Fuentes:

www.eleconomista.es

www.elpais.com

www.larazon.es

www.lavanguardia.com

www.expansion.com

www.cincodias.com

-