tognola_corralitoTodos sabemos lo que está pasando en Grecia (y quien no lo sepa, tan solo tiene que encender la tele, la radio, leer los periódicos o las páginas de internet sobre economía). Y son muchos los tertulianos o expertos en economía que comparan a Grecia con un posible futuro de España. Una de las palabras más temidas es “corralito”, un vocablo que se estrenó durante la crisis de liquidez de Argentina en el 2001.

La posible falta de liquidez de los bancos griegos ha sido la causa por la que el gobierno heleno ha decidido limitar la extracción de dinero en las entidades a 60 € cada día. Durante estas semanas, se han visto en diferentes programas de televisión a varios habitantes del país heleno tanto a favor como en contra de la medida. Algunos de los comentarios en contra se quejaban de no poder pagar las facturas de la luz, del teléfono y de otros servicios sacando sólo 60 € al día. Si hubiera un corralito en España ¿pasaría lo mismo?.

Primero, cabe señalar que un corralito lo que limita es la cantidad de monedas y billetes físicos que se pueden obtener en nuestra entidad. Debido a que un corralito se aplica en momentos de crisis económica, son muchas las personas que por miedo a perder sus ahorros, prefieren sacarlos de los bancos y guardarlos en otro sitio. Pero pensemos ahora en el uso que realizamos en nuestro día a día, en un país como el nuestro, del dinero físico. ¿Cuánto dinero en forma de billetes o monedas te gastas al día? ¿En caso de no disponer de dinero en metálico, dispones de otra forma alternativa para pagar? ¿Cómo pagas los recibos de servicios como el agua, luz, teléfono, internet, etc.?

Desconozco si en Grecia se paga en metálico servicios como la luz o el teléfono, pero en España la gran mayoría de los ciudadanos pagamos estos servicios mediante transferencia bancaria (que la compañía nos carga automáticamente a nuestra cuenta), por lo tanto, no necesitamos dinero en metálico. A la hora de comprar, tenemos tarjetas de crédito y de débito, talonarios (poco usados), servicios en el móvil para pagar, es decir, muchas alternativas en caso de no poder pagar en metálico. Por lo tanto, más peligroso que el corralito en sí, es el miedo que tenemos como ahorradores de perder nuestro dinero ,o de no poder acceder a él cuando queramos, y que nos hace ir a sacar nuestro dinero de las entidades financieras. Un corralito no te impide pagar tus facturas, ni cobrar a tus clientes aun siendo un pequeño comercio, como un kiosko, muchos también aceptan tarjetas. Cuando hacemos uso de la tarjeta para pagar nuestras compras, el banco se queda un pequeño porcentaje del valor de la compra, pero en Grecia, desde que empezó el corralito no se aplica, para que se pueda pagar con tarjeta incluso pequeñas compras.

Por lo tanto, un corralito no debe ser motivo suficiente para cambiar nuestros hábitos de consumo del día a día, ni impedir el pago de facturas. Algunas empresas que aun tengan la costumbre de pagar en metálico a proveedores y a trabajadores sí que podrían tener problemas de dinero en metálico, pero siempre tienen al alcance de sus manos otras alternativas para realizar dichos pagos.

¿Cuál es tu opinión? ¿En caso de corralito irías a sacar tus ahorros del banco? ¿Usarías otros métodos de pago para evitar el uso de dinero en metálico? Te invito a que opines y creemos un debate más que interesante.

Jaume Albors Giménez

Asesor financiero independiente.

Elaboración propia.

Imágen: elestafador.com

-