Chart

En esta entrada voy a comentar el mercado de divisas o, por sus siglas en inglés, el FOREX. Con ésta entrada pretendo dar a conocer un poco más este mercado, así como los riesgos que conlleva, debido a que se trata de productos variables y muy volátiles (las monedas).
Cuando se habla de divisa nos referimos a una moneda distinta de la nacional, en nuestro caso, todas aquellas monedas que no son el euro. También se incluye en el concepto de divisas los cheques, letras de cambio, giros, órdenes de pago, etc, que estén expresados en la moneda no nacional y que son aceptados internacionalmente como forma de pago.
Pero algunos pensareis: Si el mercado de divisas se puede comparar con la bolsa de valores ¿en qué moneda se compra y vende en el mercado de divisas? Pues bien, en el mercado de divisas se opera comprando o vendiendo una cantidad de una moneda y pagando con otra, es como si se tratara de un intercambio de monedas. Cuando se compran dólares americanos (su simbología en el mercado es USD) con euros (EUR) es porque dos agentes del mercado se ponen de acuerdo, uno de ellos da los USD al otro y éste le da los EUR al primero a un “precio” (tipo de cambio) dictaminado por el mercado.
En los mercados de divisas se compran y vende “paquetes” de 1000 unidades y cuando en la prensa económica o en la televisión vemos una cotización como la siguiente:

BidAsk

Significa que el EUR vale, si se quiere comprar 1,2523 USD y si se quiere vender nos darán 1,2520. La diferencia entre el precio de compra y el precio de venta es lo que se conoce como “spread”.

Cuanto más líquido es un mercado, menor es ese diferencial o “spread” de cotización.

Los mercados de divisas son mercados financieros donde se mueven un alto volumen de operaciones diarias, se opera las 24 horas del día de lunes a viernes.
A la hora de operar en los mercados de divisas, hay diferentes tipos de órdenes, las más comunes son las siguientes:
– Orden límite: Este tipo de orden debe indicar el precio de la operación y la duración de la misma. Por un lado, el inversor especifica la cotización a la cual desea comprar o vender una divisa frente a otra; por otro lado, determina el tiempo durante el cual desea que la orden permanezca.
– Orden de STOP-LOSS: Al igual que la orden límite, la orden STOP-LOSS también debe especificar el precio y la duración. Esta orden permite fijar un punto límite en las pérdidas. Por ejemplo, si la cotización EUR/USD está a 1,30 y pensamos que va a subir pero no queremos incurrir en altas pérdidas en caso de que baje, podemos usar una orden STOP-LOSS a 1,29 que se ejecutará en caso de que la cotización baje, perdiendo sólo lo que estábamos dispuestos a perder y no una fortuna que no tenemos.

El Mercado de Divisas tiene un alto grado de riesgo y es muy sensible a la situación económica.

En próximas entradas explicaré algo más de los mercados de divisas así como sus riesgos y las posibilidades que ofrecen algunos productos financieros para “cubrirse” frente a la alta volatilidad de estos mercados.

Espero que esta entrada sea de vuestro interés.

Jaume Albors Giménez.

Asesor financiero freelance.

Fuente: Creación propia.

Imágen: Creación propia.

-